Alimentación

  • Azúcar, dulce veneno.

    La industria pagó a científicos para que culparan a las grasas y minimizaran el papel del azúcar en los infartos.

  • Hígado y vías biliares.

    El consumo excesivo de fructosa es la principal causa de hígado graso y tal vez de la obesidad.

  • El aceite de oliva y las nueces son cardioprotectores.

    La dieta saludable constituye el primer paso fundamental para la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

  • Disruptores endocrinos., Tóxicos en productos de higiene y cosmética.

    Los disruptores endocrinos producen cáncer, y otras muchas enfermedades, a edades cada vez más tempranas.

  • Tomates transgénicos.

    Muchos españoles se preguntan si están consumiendo (sin saberlo) alimentos transgénicos, y no son los únicos.

  • Epidemia mundial de diabetes.

    La tendencia al alza de la diabetes es imparable. ¿Cuáles son las causas y qué se puede hacer para evitarla?

  • Células cancerígenas.

    En 2030 habrá un 25% más de cánceres, y uno de cada tres se podría prevenir con alimentación y hábitos saludables.

  • Las grasas saturadas y el colesterol son buenas para la salud.

    En contra de lo que se nos ha inculcado, ni el colesterol ni las grasas saturadas perjudican la salud. Los carbohidratos, sí.

  • Productos con Bisfenol A.

    Aumenta la evidencia científica sobre las enfermedades y discapacidades que causan los disruptores endocrinos.

  • Alimentos orgánicos.

    Desde 1970, los sistemas alimentarios ecológicos y sostenibles han tenido un éxito y un crecimiento considerables.

Páginas