Nutrición: el futuro de la medicina

Nutrición: el futuro de la medicina

Dr. T. Colin Campbell, bioquímico nutricional y autor del Estudio de China.

Creo que pocos estarán en desacuerdo con la observación de que

la nutrición es una de las palabras o conceptos más confusos [en cualquier idioma].

La nutrición adecuada puede hacer más por la salud que todas las intervenciones médicas juntas

Lo que elegimos comer también es

uno de los temas más emocionalmente intensos del discurso humano junto con el sexo, la religión y la política.

Sin embargo,

la nutrición adecuada, como un estilo de vida dietético, puede hacer más para crear salud y ahorrar costos de atención en salud que todas las intervenciones médicas contemporáneas juntas.

Conozco bien esta historia. Habiendo comenzado una carrera de investigación y enseñanza en nutrición hace más de 50 años,

he visto la pasión, la frivolidad y la arrogancia una y otra vez cuando la gente habla de sus opciones de comida.

Este tema es muy, muy personal.

Es triste porque no veo mucho progreso en estos últimos cuatro a cinco décadas. Un montón de gritos y no mucho pensamiento constructivo.

El particular está solo ante un mar de afirmaciones contradictorias y la ignorancia de médicos y demás profesionales

Es cierto que hemos descubierto una tremenda cantidad de información, pero esto no significa descubrir lo que significa en su totalidad.

De hecho,

nuestro enfoque en los detalles ha creado una enorme pila de observaciones contradictorias, permitiendo a demasiadas personas construir ideas que complacen a sus paladares y carteras más que para educar sus cerebros.

No me interesa pasar la culpa personal o plantear conspiraciones, porque todos somos participantes en esta gran guerra de palabras sobre lo que realmente significa la nutrición. Sin embargo, por algún sitio habrá empezado y

es porque ha sido fomentado por nuestras profesiones: mi comunidad de nutrición y de investigación médica, y la comunidad de práctica clínica de mis colegas clínicos.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH), que es la agencia de financiación de investigación más influyente en el mundo, está compuesto de 27 institutos, centros y programas y no uno es llamado el Instituto de Nutrición.

La financiación de la investigación es una mera nimiedad en un par de institutos y la mayor parte de esto se dedica al estudio de los nutrientes individuales que considero farmacología, no nutrición.

Además,

no hay una sola escuela de medicina en el país que enseña la nutrición como una ciencia médica básica. En el mejor de los casos, algunos pueden tener un curso electivo que trata el tema de una manera más que superficial.

Los ciudadanos se ven obligados a defenderse solos frente a las pretensiones de las industrias de alimentos y medicamentos

Los ciudadanos particulares, por lo tanto, se ven obligados a defenderse por sí mismos de las afirmaciones exageradas de las industrias de alimentos y medicamentos.

Si queremos entender el verdadero valor de la nutrición, debemos comenzar considerando el valor de la salud de los alimentos enteros, no los nutrientes aislados extraídos de ellos.

En este contexto, son

alimentos enteros a base de plantas* que expresan un efecto que es mucho más que la suma de sus partes.

Cuando se hace bien,

la enfermedad cardíaca avanzada se puede curar, la diabetes tipo 2 se detiene y se invierte, el cáncer se puede prevenir y, con algunas pruebas más recientes, se puede controlar después de que aparezca.

La gama de enfermedades que se pueden prevenir es más que impresionante.

La amplitud y la rapidez del efecto nutricional no sólo previene la enfermedad, sino que trata muchas de estas enfermedades mientras se restaura y mantiene la salud.

La totalidad de estos efectos sobre la salud es mucho más de lo que casi nadie sabe.

Es frustrante saber los efectos dramáticos que la nutrición adecuada puede producir en sólo unos días y ver que no se divulgan

Es terriblemente frustrante para mí porque conozco estos efectos, sé el ahorro en gastos de atención médica que se podrían conseguir y sé las respuestas personales que prácticamente todos experimentan cuando intentan esto durante una semana más o menos.

También sé que, históricamente,

hemos sido esclavos de un sistema de información de salud-sin-nutrición que, de hecho, está diseñado para mantenernos en las cadenas mentales y mantener así el actual estado de cosas.

Pero hay luz al final de este túnel. El ex presidente Clinton recientemente descubrió y utilizó esta información y, lo que le honra mucho, comunicó sus resultados, realmente impresionantes, en la "CNN" a Wolf Blitzer.

No estoy seguro de que él sepa hasta dónde alcanza su contribución. Es hora de que el resto del público se familiarice con esto también.

¡Esta información está en el lado correcto de la historia! Recuerden mis palabras.

AUTOR: T. Colin Campbell, Profesor Emerito de Bioquímica Nutricional en Cornell. Centro de Estudios de Nutrición. FUENTE: Huffingtonpost.com Publicado: 6 de febrero de 2014. Traducción: jna. (*) El autor promueve una dieta basada exclusivamente en vegetales.

Etiquetas: 
cáncer; diabetes; obesidad; alimentación; corazón