Probióticos y depresión

Probióticos y depresión

Los probióticos no sólo reducen la inflación crónica de la obesidad y la diabetes, sino que protegen la salud mental.

Nuevas investigaciones sugieren que

los probióticos, que normalmente proporcionan beneficios para la salud intestinal, también tienen un efecto sobre el cerebro,

o como muestra un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Aarhus, Dinamarca,

también pueden proteger contra la depresión.

El estudio utilizó ratas que fueron alimentadas con una dieta extra grasa y sin fibra. Algunos de los animales recibieron simultáneamente en el agua una mezcla de microorganismos, principalmente en forma de bacterias lácticas.

Mientras que las ratas que vivían únicamente con la dieta grasa desarrollaron un comportamiento similar a la depresión, las ratas que recibían el agua enriquecida con probióticos permanecieron neutrales en su comportamiento.

Los probióticos disminuyen la inflamación crónica de la obesidad y la diabetes, y compensan incluso la mala alimentación

En otras palabras,

los probióticos compensan las consecuencias de la mala alimentación,

explica Anders Abildgaard, uno de los autores que, como parte de su tesis doctoral, ha investigado el efecto de los probióticos en combinación con una dieta poco saludable, estudio que ha sido publicado en Brain, Behavior, and Immunity.

Las ratas que no recibieron probióticos

resultaron tener un mayor número de glóbulos blancos en sus tejidos cerebrales, lo que puede ser un signo de inflamación crónica y también se observa en los tejidos grasos e hígado de personas con sobrepeso y en diabéticos.

Los investigadores no encontraron cantidades elevadas de glóbulos blancos en los cerebros de las ratas con probióticos en su agua potable.

"Esto puede indicar que una de las cosas que hacen los probióticos es trabajar para reprogramar el sistema inmunológico. Específicamente en este estudio, las ratas compensaron las consecuencias de la dieta grasosa con la ayuda de probióticos, para que estuvieran a la par con sus pares en el grupo de control."

"Este es un descubrimiento fascinante que apoya la conclusión de que

los probióticos, que normalmente hacen el bien en los intestinos, también afectan al cerebro. Eso hace que el resultado sea interesante para el tratamiento de la depresión",

señala Anders Abildgaard.

En el estudio, las ratas fueron divididas en grupos y alimentadas con diferentes piensos compuestos. Dos grupos de ratas fueron alimentados con una dieta extra grasa y sin fibra, mientras que uno de los dos grupos bebía agua con probióticos. Dos grupos de control fueron alimentados simultáneamente con una dieta más alta en fibra y la mitad de grasa.

Después de doce semanas, los investigadores pudieron observar que las ratas en el alimento compuesto graso sin probióticos se comportaron más depresivamente cuando se les hizo una prueba de natación.

"Las ratas no pueden sufrir una depresión en un sentido clínico como las personas, pero se vuelven pasivas e incapaces de lidiar con situaciones estresantes. Interpretamos esto como un comportamiento depresivo", explica Abildgaard, quien afirma que

el estudio apoya el conocimiento familiar sobre cómo una dieta no saludable da un estado de salud poco saludable, tanto física como mentalmente.

Lo mismo ocurre con las ratas.

Una dieta poco saludable desencadena o mantiene la depresión; una saludable, la alivia o revierte

Es difícil decir si los resultados pueden ser transferidos a personas con depresión, ya que los animales obviamente no se comportan como humanos. Pero Anders Abildgaard cree que es posible imaginar que algunas de las personas que sufren de depresión se benefician de los probióticos.

"Hay una cantidad creciente de investigación que sugiere que

una dieta poco saludable contribuye a desencadenar o mantener una depresión".

También sabemos que los pacientes que sufren de depresión generalmente viven de una manera más insalubre en comparación con el promedio, probablemente porque no tienen los recursos necesarios para llevar un estilo de vida saludable.

Aunque los probióticos no hacen que los alimentos sean más saludables y no afectan el peso ni los niveles de azúcar en la sangre en los animales de laboratorio,

los probióticos pueden ayudar a disminuir los síntomas depresivos y dar a los pacientes los recursos para cambiar su estilo de vida, por lo que se rompe el círculo vicioso",

añade el investigador.

Cree que el estudio añade una dimensión adicional a la comprensión de la depresión y los métodos de tratamiento.

La depresión no siempre debe ser vista como una enfermedad que se desarrolla únicamente sobre la base de desequilibrios químicos en el cerebro. Las bacterias intestinales también pueden jugar un papel importante.

De esta manera,

la distinción tradicional entre enfermedad psiquiátrica y somática también se está volviendo más borrosa.

"Ahora estamos en el proceso de identificar cómo interactúan los probióticos con las bacterias intestinales existentes y su producción de compuestos químicos especiales que los animales y los seres humanos no pueden producir por sí mismos, pero que pueden ser medidos en nuestra sangre y por lo tanto afectar a todo el cuerpo. Un mapeo más detallado de estos mecanismos contribuirá a comprender qué pacientes podrían beneficiarse de los probióticos y, por lo tanto, cómo deberían diseñarse los futuros estudios clínicos” concluye.

FUENTE: Univadis.es / REFERENCIA: ScienceDirect / Brain, Behavior, and Immunity / 27 de diciembre de 2017.

Etiquetas: 
depresión, probióticos, microbioma, inflamación